El 21 de marzo, una fecha lamentablemente ausente de los actos patrios en Jujuy


Carolina Moisés 

El 21 de marzo, una fecha lamentablemente ausente de los actos patrios en Jujuy.

El 21 de marzo, una fecha lamentablemente ausente de los actos patrios en Jujuy,tiene un significado muy importante para la provincia y su participación en la Guerra de la Independencia.

Luego de la batalla de Salta, el 20 de febrero de 1813, muchos de los jujeños partícipes se lanzaron con desesperación a San Salvador de Jujuy para recuperar sus bienes, sus pertenencias y afectos que habían dejado en el retiro angustiante del Éxodo. El recuperar la tierra amada era el reclamo del alma, volver al Jujuy amado. No hubo descanso, el solar estaba ahora cada vez más cerca. Se cruzaron ríos tormentosos, selvas, montes, con el reclamo enquistado en la sangre. Así fueron llegando desde el 25 en adelante, cuando los realistas del ejército invasor aun se encontraban en la ciudad al mando del coronel Tacón, que no había prestado juramento de no volver a empuñar las armas contra los ejércitos patriotas. En la medida en que los jujeños llegaban entre disparos y desorden, fueron sitiando la ciudad totalmente destruida no solo por el saqueo, el abandono y la depredación a la que fue sometida, con sus trincheras aun abiertas para su defensa, obligaban al invasor a retirarse apresuradamente.

El 21 de marzo lo hará Belgrano con la tropa y el resto de los jujeños, nombrando a José Bonifacio Bolaños como teniente gobernador y pondrá en funcionamiento las instituciones redactando en el acta del cabildo: “Aquí concluye el Cabildo establecido por la tiranía, que fue repulsada, arrojada, aniquilada y destruida con la celebre y memorable victoria que obtuvieron las armas de la Patria el 20 de febrero de 1813, siendo el primer soldado de ellas Manuel Belgrano”.
Estos hechos han constituido la gloria del Pueblo de Jujuy y es ahora el orgullo de sus descendientes al recordar la fundación de la patria que se iniciara como libre y soberana desde la jura de al bandera (símbolo indubitable de soberanía en los códigos de todos los países del mundo) cuando Belgrano, sosteniéndola por el asta y diciendo: “Esta será la enseña que os distinguirá de las demás naciones del globo”, después de haberla sacralizada por Gorriti y en un Tedeum.

ESTADO DEL TIEMPO